Tres historias de amor de verano #cuatroojos

Tres historias de amor de verano #cuatroojos

1000px-verano-de-amor.jpg

¡Ay!, el verano. La estación más calurosa del año, el momento en que muchos salen de vacaciones y terminan ciclos escolares, cuando el jefe se va a Europa y deja la oficina sola. Es perfecto para que mires hacia el techo, suspires y recuerdes a tu primer amor, el amor de verano, que años después encontraste en facebook pero no te atreviste a agregar.

verano-entretexto-1.jpg

Marisol Aranda estaba emocionada porque en las vacaciones de verano asistiría a un campamento lleno de chicas y chicos como ella; los de las mejores calificaciones, nerds y casi todos #miopes. En ese maravilloso lugar nadie le gritaría #cuatroojos y estaba segura que ganaría el trofeo de cálculo mental. Cuando llegó ahí se encontró con su primer amor, Luis Del Prado, con una graduación más alta que la de ella y con un gran repertorio de historias de terror. Para Marisol el verdadero terror era decirle lo que en verdad sentía por él, así que solo fueron “amigos”. Hasta el último día del verano, y del campamento, ella le escribió una carta en papel color rosado que le entregó a escondidas, seguida de su primer beso, salió corriendo y nunca olvidó a Luis, el niño de los ojos grandes.

verano-entretexto-2.jpg

Pepe Pecas iría ese verano de visita al pueblo de su abuelita, al cual amaba ir porque la comida era lo más delicioso que en su vida había probado. Al llegar, y no hacer ningún amigo, su abuelita le dijo que fuera con sus primos a la feria que se hacía cada año en el pueblo, le dio dinero bajo secreto de estado y Pepe fue caminando a la feria. Ahí la vio; entre fuegos artificiales, juegos mecánicos y gritos; a la niña más bonita que sus ojos podían observar. Ella, con lentes redondos y una cola de caballo entre nubes de algodón de azúcar rosa y azul. Él le sonrió a la pequeña Mariana Ruíz, se volvieron inseparables, inventaron los juegos más divertidos y sintió por primera vez mariposas en el estómago. Cuando Pepe tuvo que volver a la Ciudad, no dejó de escribirle a Mariana, cada verano la visitaba, hasta que la vida los hizo ir por caminos diferentes #loscaminosdelavida

verano-entretexto-3.jpg

Arturo Peñaloza y Lidia Montiel iban juntos a la escuela pero eran enemigos acérrimos, Arturo era un chico rudo y Lidia la chica tierna y popular. En las vacaciones de verano, el destino los unió en un viaje para aprender idiomas. Al ser rostros conocidos se saludaron, platicaron y Lidia no entendía por qué se sentía atraída por Arturo y sus lentes de sol mal puestos. Pasaron juntos el verano, caras vemos corazones no sabemos. Al regreso a la vida real, Lidia y Arturo ya eran novios, entraron de la mano a la escuela y todos sus amigos y profesores quedaron boquiabiertos. Lidia ayudó a Arturo a subir de calificaciones y Arturo le enseñó a ella a ser más segura de sí misma y no avergonzarse de sus lentes de pasta dura que cubrían la mitad de su cara porque él así la quería.

verano-entretexto-4.jpg
Cuadro de honor topo presenta: Buddy Holly

Cuadro de honor topo presenta: Buddy Holly

Tragedias en la vida de un pequeño #cuatroojos

Tragedias en la vida de un pequeño #cuatroojos